viernes, 12 de julio de 2013

La triste historia del camionero abotonado






El amor tiene sus riesgos, el frío del desierto puede llevar a peligrosas compañía y costumbres.
Mascullando bronca ante el desdén generalizado a derecha e izquierda, abandonados ante la aparición refulgente de la estrella del Nordelta, Hugo y Francisco, cansados de la espera y la soledad, se entregaron al amor masculino,sin falsos pudores ni remilgos.

La pasión les jugó un mal paso y así quedaron.Abotonados como perros callejeros.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

se agradecen los comentarios firmados, si no tenes una cuenta que te permita hacerlo en el texto podes ingresar tu nombre ,insultos se rechazan sin mas